Yoga. Un nuevo comienzo.

Yoga significa “unión”, es decir, conectar nuestras diferentes partes que pueden estar poco interrelacionadas: ponemos en contacto nuestro lado derecho con nuestro lado izquierdo (razón y emoción, yang y yin), el cuerpo con la mente, la persona con el entorno y en definitiva con el misterio que nos rodea. El yoga tiene una gran capacidad para integrar realidades que inicialmente no sabíamos cómo poner en común.

El yoga es una disciplina de la tradición oriental que actúa conjuntamente sobre todo nuestro ser, cuerpo, mente y energía. No estamos acostumbrados a este enfoque, por tanto lo vamos aprendiendo y experimentando poco a poco.

Aquí vamos a hablar de yoga integral: se llama así porque busca conectar y equilibrar el cuerpo y la mente, sin olvidarnos de ninguna parte. Para ello utiliza técnicas milenarias sobradamente probadas por su eficacia: destacamos la respiración, la relajación, las asanas o estiramientos del cuerpo y la meditación.

Es un trabajo inicialmente bastante individual, y poco a poco se va comprendiendo más su faceta grupal o social. Se puede hacer a solas o en grupo. Cuando se hace en grupo es bueno que no haya actitudes competitivas y comparativas. Cada uno está en su momento y en su proceso pero todos buscamos lo mismo, nuestro bienestar y armonía interior, por lo que nuestra actitud debe ser de respeto y apoyo hacia los demás.

Yoga y Yogas

En Occidente se habla de “yoga” como una forma de hablar de todo un bagaje teórico-práctico muy amplio que de entrada se simplifica demasiado. ¿Cómo es ésto? Porque se conoce poco. Por eso es bueno saber desde el principio que en el yoga esa “unión ” de la que hemos hablado antes se puede realizar de varias maneras, por lo menos, de cinco formas principales que se suelen llamar las cinco ramas del yoga . A cada uno y a cada una le viene mejor al principio una manera, un camino. Es bueno elegir aquello por lo que tenemos más afinidad ¡No dejemos de practicarlo porque pensemos que el yoga tiene menos recursos de los que tiene!

Normalmente en Occidente se suele empezar con el yoga más físico, pero es bueno saber desde el principio que no todo el mundo tiene que hacer el mismo camino. Al igual que un pintor elige de una paleta los colores que prefiere, así nosotros tenemos en el yoga mucho más dónde escoger. De esta forma, la “unión” de la que hemos hablado antes se puede realizar de una manera mucho más cercana, comprensible y adaptable de lo que habíamos pensado hasta ahora.

Por eso en muchos lugares se va hablando no solo de yoga sino de yogas. La palabra yoga puede venirnos bien en algunas ocasiones, la palabra yogas en otras. Estos son los cinco yogas que podemos utilizar, de los yogas que posiblemente, sin saberlo, ya estamos utilizando:

Los cinco yogas

Hatha yoga (físico)

Respiración, asanas, relajación

Raja Yoga (mental)

Meditación, yoga nidra

Karma yoga (acción)

Servicio desinteresado

Bakti yoga (devoción)

Celebraciones, recitados o mantras, bailes

Jnana yoga (conocimiento)

Enseñanzas, libros,
debates

Entradas del blog sobre Yogas

Escribe y pulsa 'Enter' para buscar