Relajación. Una forma de ver la vida.

Reflexiona

Entenderás mejor lo que te ocurre y lo que pasa a tu alrededor

Escucha

Si la música amansa a las fieras, piensa lo que puede hacer por ti

Cocina

Cocinar te relaja, aunque luego haya que fregarlo todo

Lee

Vive otras vidas y experiencias distintas

Crea

La expresión artística ayuda a despejar la mente

Suda

Quemando energía ayudas a liberarte de la ansiedad acumulada

Pasea

Caminar ayuda a relajarte y además es bueno para tu salud

Comparte

Busca situaciones para estar y charlar con familiares o amigos

Ayuda

Cuidar a personas, animales o plantas te sienta bien

Te levantas y ya, desde por la mañana, no paras de darle vueltas a los problemas en el trabajo, en la familia y con el dinero. Crees que todo te sale mal, que el mundo está en tu contra y te falta poco para estallar, llorar o enfermar.

Si no sabes qué palabra te identifica en esos momentos, desde aquí te lo decimos: se llama estrés. Menos mal que, como muchas otras cosas en la vida, esto también puede mejorarse. ¿Quieres saber los pasos que has de seguir para superarlo?

En yoga y relajación con asun se incluyen recursos para conseguir más calma y fortaleza mental. El estrés y la tensión son síntomas de que hemos ido enfocando las cosas de forma poco adecuada a lo largo del tiempo, de que hemos ido demasiado lejos, y por ello ahora necesitaremos paciencia para ir cambiando poco a poco. No pensemos que de la noche a la mañana vamos a invertir la situación, pero con un primer paso empezaremos a andar el camino. Comprométete contigo mismo y con el cambio posible y verás qué pronto vas a notar resultados.

Un poco de teoría, que a veces también es necesaria: la relajación es un factor multidimensional. Eso significa que está formada por muchos aspectos, resumiendo, los más importantes son el cuerpo, la respiración y la mente. Tendremos que tener en cuenta por tanto cuerpo, respiración y mente si queremos cambiar los hábitos relacionados con el estrés y la relajación.

El cuerpo guarda tensiones que hay que soltar para relajarse; la respiración actúa como regulador entre el cuerpo y la mente y es bueno aprender a respirar de forma pausada y estable; y por último, la mente debe conocer, poco a poco, cómo enfocarse en lo positivo y en nuestras capacidades y en saber mantener ese enfoque.

Es bueno, además, tener en cuenta que la relajación, por un lado, es causa de pensamientos, emociones y conductas y, por otro, consecuencia de ellos. Centrarnos en observar todo ello sin juicio ni críticas nos lleva a conocernos mejor y, por tanto, a poder influir sobre los procesos mentales. Por ello, obsérvate, obsérvate, obsérvate.

Entradas del blog sobre Relajación

Escribe y pulsa 'Enter' para buscar